Impresoras 3D para un planeta más verde


eco-print3dLa tecnología de la impresión 3D, casi sin habérselo planteado originalmente, ha supuesto grandes avances al punto que ha revolucionado el mercado, pero las impresoras 3D albergan aspectos incluso más sorprendentes, su utilización podría suponer una solución a la crisis ambiental e incluso a la cultura consumista que nos define en el presente. Una de las principales características que salta a la vista al analizar el funcionamiento de estas impresoras 3D, es su ventaja en la utilización de procesos de adición, en contra de los procesos de sustracción implementados comúnmente en las industrias, este hecho no sólo maximiza la eficiencia, sino que reduce la cantidad de materia prima necesaria para la creación de las piezas.

Esto se debe porque las impresoras 3D utilizan su materia prima en estado líquido (o sólido para después fundirlo), permitiéndoles usar solamente la necesaria, dejando el resto en la impresora para ser utilizada en otra impresión futura, evitando producir más desperdicios de los existentes, posicionándola como tecnología de tipo sustentable. Por otra parte, el proceso de creación de las impresoras 3D por más complejo que parezca, es más directo que el método de sustracción, el cual implica distintos pasos para conseguir la forma deseada y el uso de otras herramientas, en cambio, el proceso de producción de las impresoras 3D reducen los gastos en tanto que se reduce la cadena de producción.

Imaginen que necesitamos crear una esfera con un agujero en el medio, en el proceso común se necesitaría, a través de métodos de sustracción o moldeo, dar forma de circunferencia a una pieza más grande del material (que a su vez también formaba parte de una pieza más grande…) luego, sería necesario un taladro para poder perforar y remover más parte de la pieza, lo cual complica más la producción.

En el caso de las impresoras 3D es más “sencillo”, porque no importa cuán complicada la tarea, para ésta es igual imprimir un cuadrado que una mano, y sin producir desperdicio de materiales. Podríamos pensar que la amplificación del uso doméstico de las impresoras 3D podría degenerarse en la producción de grandes toneladas de desperdicios, teniendo en cuenta que la posibilidad y simplicidad de imprimir cualquier cosa, nos podría llevar a una sobreutilización de la impresión 3D, sin embargo, afirmar esto sería obviar que el hecho de ser objetos personalizados, los cuales pueden ser parte de proyectos donde han invertido tiempo y energía, harán que se cree un vínculo más personal disminuyendo la probabilidad de incurrir en el desecho exagerado de piezas.

En últimas instancias, la impresión 3D busca combatir la conocida “obsolescencia programada”, pues brinda la oportunidad de poder crear, por ejemplo, piezas que se rompan de distintos artefactos, y en vez de tener que desechar el artículo porque no se puede reemplazar esa pieza, podrás imprimirla y extender la vida de los objetos que hemos comprado.

02 cemento materialesOtra gran ventaja de esta tecnología es la gran variedad de materiales que pueden usarse (y la lista crece cada día). Estos materiales pueden ser plásticos, metales, cristal, cemento, y un largo etc.

Las utilidades y ventajas que brindan estas impresoras 3D siguen avanzando, y aún hoy sigue siendo un campo al que le falta un largo trecho por ser recorrido, las posibilidades que esboza el futuro de las impresoras 3D llegan hasta la construcción de casa y viviendas impresas… ¿Será esto una realidad, o solo un sueño?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + tres =